Politica

Gonzalo Müller y quinto retiro: “Boric dejó a Marcel en una posición imposible

El analista político y director del Centro de Políticas Públicas de la UDD sostiene que la estrategia comunicacional del Gobierno es que los ministros paguen los costos y que el Presidente no se vea afectado. “El diseño está bien, pero la pregunta es: ¿Qué tan sostenible es cuando los fusibles se queman tan rápido?”.

-El gobierno cumple un mes con algunos ripios en su instalación. ¿A qué se deben estos desajustes?

-Como toda instalación genera mucho ruido, sobre todo cuando hay una coalición nueva como la actual. En ese sentido, es más parecida a Chile Vamos en 2010, que por primera vez llega al poder. Se nota mucho la diferencia entre los que tienen experiencia de gobierno y los que no la tienen. Por eso las primeras dos semanas estuvimos hablando de dos almas: Socialismo Democrático (ex Concertación) y Apruebo Dignidad (PC y Frente Amplio). Han cometido muchos errores.
¿Cuáles son los más importantes?

– Me llama la atención decidir enfrentar el quinto retiro con un retiro. Y más encima focalizado, es decir volviendo a políticas de los 80 y 90. Pero hay un patrón que se repite en los errores: ellos creen que, por el solo hecho de ser quienes son, no les va a pasar lo que le sucedió a Piñera, por ejemplo.

Va la ministra a Temucuicui y cree que la van a recibir con los brazos abiertos. Pero no. La reciben a balazos. Para los retiros, pensaban que bastaba que el presidente diga que ahora hay que rechazarlos, y todos se van a alinear. Y no fue así. El PC no cede, mantiene la reflexión hasta el último momento y le dobla la mano al ministro Marcel y tiene que mandar un proyecto de retiro con su firma.

Esa sensación de que hay una autoridad que se va a imponer por presencia, está detrás de la mayoría de las dificultades. El descontrol de la agenda, que los medios y la ciudadanía te critiquen. “Esto le pasaba al gobierno anterior, no a nosotros”, piensan. Y se equivocan.

-¿El quinto retiro muestra una debilidad política importante?

-Boric no logró explicar su cambio de opinión, ese es el problema. Por qué ayer eran buenos y hoy día son malos. No tuvo credibilidad ni el ministro de Hacienda ni el Presidente. Salió todo el equipo de gobierno, a decir que había que rechazarlo y no lograron alinear a sus parlamentarios. Este episodio le recuerda a Boric que en primera vuelta obtuvo un 26%, que su gobierno tiene un débil apoyo en el Congreso, un débil apoyo en general. Y que el 54% de apoyo en la segunda vuelta no lo puede marear, como mareó a Bachelet y mareó a Piñera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:Politica