Nacional

Jorge Guzmán: Proceso Constituyente en la cuerda floja

Chile esta atravesando un momento histórico y la oportunidad que teníamos de redactar una norma constitucional que generara unión y representatividad, ha avanzado de forma confusa, errática y en muchos casos poco representativa. Esto, se ha manifestado de forma más evidente durante estos últimos días, donde vemos con preocupación el avance de fondo del cuerpo constitucional, donde se promueven y aprueban normas que demuestran en ocasiones desconocimiento, falta de respaldo técnico y posturas ideologizadas, que en definitiva ponen en riesgo el futuro político, económico e institucional de Chile.

 

Estamos en presencia de la construcción de una Constitución con claros rasgos de absolutismo y fuertemente ideologizada, que irónicamente, viniendo de un proceso participativo y democrático, va encaminada a carecer de absoluta representatividad. Lo anterior, es consecuencia de una peligrosa tendencia bloquear y aeliminar toda idea o propuesta que nazca de la centroderecha, sectores independientes, e incluso de la centroizquierda mesurada, como también, la imposibilidad de llegar a consenso en temas que cuentan con respaldo técnico, jurídico y ciudadano.

 

Es por esta falta de representatividad que ha comenzado a vislumbrarse la posibilidad de que en el plebiscito de salida -de carácter obligatorio- la opción de rechazar este cuerpo constitucional pueda ser predominante, pudiendo verse frustrada la tremenda e histórica posibilidad de haber redactado democráticamente una Constitución Política que vea reflejado efectivamente el impulso social del cual nació este proceso, fracasando no tan solo la redacción del mismo sino también la confianza que muchos chilenos depositaron en esto.

En el anhelo y la necesidad de cambio imperante -y en la eventual posibilidad de un rechazo-, como futuros parlamentarios, no podemos dejar pasar la oportunidad de realizar cambios constitucionales, de forma seria y responsable. Contamos dentro de nuestras facultades con herramientas legitimas que debemos impulsar a través delórgano legislativo. Recordemos, que la facultad de reforma constitucional se encuentra originalmenteradicada en el poder legislativo y, por tanto, renunciar a esta facultad sobre todo hoy, es totalmente inconsciente. Se hace necesario, generar una alternativa que sea seria, de unidad y no refundacional y que en definitiva se haga cargo los cambios que propone y que necesita Chile.

 

Una propuesta que represente el sentido de cambios profundos, pero con responsabilidad, que impulse con la sana diversidad democrática existente en el congreso y con la esencia de construir acuerdos en beneficio de Chile, una alternativa constitucional, que sea finalmente aprobada en un plebiscito de carácter obligatorio. Es tiempo y oportuno debatir una alternativa de solución a un proceso que hoy corre profundos riesgos para Chile.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:Nacional