Politica

La estudiada puesta en escena que prepara Chile Vamos y la centroizquierda en caso de ganar el Rechazo

El sábado 20 el tren que llevaba al Presidente Gabriel Boric realizó su última parada en Chillán donde se celebraron los 244 años del natalicio de Bernardo O’Higgins. Como es costumbre en sus giras, se entrevistó con el medio local Radio Macarena. “Acá no pueden haber vencedores y vencidos; tenemos que volver a encontrarnos en torno a nuestras reglas fundamentales y en torno a algo que pareciera que es consenso”, dijo.

Desde la centroderecha y centroizquierda concuerdan en que para acelerar los tiempos y establecer un mecanismo concordado es clave no pisarle los dedos al derrotado. Evidentemente otros sectores iniciarán la correspondiente caza de brujas.

Por qué importa. Si los partidos de Chile Vamos y la centroizquierda quieren evitar una fractura la noche del 5-S, y así sacar adelante un acuerdo para dar continuidad al proceso constitucional, en La Moneda, el oficialismo y la oposición tienen claro que la derrota del Apruebo equivale a un severo golpe en lo personal para Boric y el gobierno, que se han jugado por esa opción. El tema para ellos es más bien que las heridas decanten por un curso natural, que debería concluir en un cambio de gabinete, entre otras cosas.

En entrevista con T13, el senador DC Matías Walker dijo que “nadie quiere ver al presidente derrotado la noche del 4 de septiembre si gana el Rechazo. Queremos invitarlo a él a formar parte de la solución”. Las palabras del Presidente en Chillán van en línea con lo que planteó Walker y lo que buscan los otros partidos políticos.

Al ser el Ejecutivo “colegislador”, deberá jugar un rol clave para acelerar los procesos. Ya hay consenso en que se evitará un plebiscito de entrada para entrar directo a la elección de convencionales que representen a la ciudadanía, uno de los principios que se establecieron en el plebiscito anterior. Sin embargo, aún hay voces que buscan instaurar la idea de que sean expertos los que lideren el proceso. Fuentes partidarias señalan que “es una ridiculez. Primero porque el nivel de participación electoral que tendría una elección con “expertos” en la papeleta sería bajo lo que repercutiría negativamente en la representatividad de una nueva constitución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:Politica