Politica

Por Migración: “Organizaciones criminales entienden que aquí es mas fácil instalarse”

El fiscal regional, Raúl Arancibia, se refirió en Ex-Ante a los puntos clave que enfrenta la fiscalía ante la crisis de inmigración irregular en Tarapacá. “Hoy día, con el número de fiscales que tenemos, no nos da para cumplir con tranquilidad la asistencia de audiencias”.

– ¿Qué medidas está llevando a cabo la fiscalía con respecto a la inmigración irregular en la región?

– En mi cuenta pública trate de ser lo más transparente posible en cuanto a la realidad regional, en cuanto a la criminalidad y en lo que estamos haciendo. Nosotros como fiscalía es muy poco lo que podemos hacer porque nuestros recursos son escasísimos, incluso insuficientes para afrontar nuestras funciones en forma tranquila.
– ¿Recursos?
– Recursos fiscales, sobre todo. El año pasado se hicieron aproximadamente 40 y tantas mil audiencias- no recuerdo el número exacto-, pero en todas ellas se requiere la presencia de un fiscal. Nosotros hoy día, con el número de fiscales que tenemos, no nos da para cumplir con tranquilidad la asistencia de audiencias. Y eso con la dotación completa. Ahora imagínese si tenemos ausentismo por licencias médicas, por vacaciones, etcétera… no nos dan los números, derechamente. Eso significaría que la totalidad de los fiscales de la región, más un gran número de sus abogados asistentes estén todo el día solamente en audiencia. No hay tiempo para investigar, analizar con calma una carpeta, entrevistar a los testigos. Todo eso se hace muy difícil. Eso es un tema serio que estamos afrontando.
– ¿Cómo han variado los números de delitos en la región?
– Han aumentado los delitos más graves. Por ejemplo, el robo con violencia o intimidación en un 18%; el homicidio en un 183%; los delitos de tráfico de migrantes en un 501%; los de porte de arma cortante o punzante alrededor de un 20%. Hay delitos que han bajado, por supuesto, pero los de mayor impacto social han crecido y eso requiere más trabajo y una mayor dedicación que no podemos darle, desgraciadamente, aunque quisiéramos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:Politica