DestacadoRegión

Vichuquén: Intervención de la desembocadura se puede transformar en catástrofe medioambiental

Aquí no hablamos de un evento natural ni accidental, es la mano del hombre.

Fue en el momento de mayores lluvias de este año cuando, y apoyándose en un protocolo previamente diseñado, que en la comuna de Vichuquén decidieron abrir artificialmente la barra (desembocadura) con maquinaria pesada, pues a juicio de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos del Lago, ya era hora de abrir porque la cota del lago Vichuquén y laguna Llico estaban al máximo con riesgo de inundación de viviendas. Todo esto claro, con la venia de autoridades regionales y comunales.

Se abrió la desembocadura dejando escapar millones de litros de agua lluvia acumulados en el lago Vichuquén y se fijó fecha para cierre, pero los cálculos fallaron, la naturaleza dijo otra cosa y no se pudo cerrar a tiempo y lo que era una medida de control de nivel de agua se descontroló y escapó de las manos. No hubo nada más que hacer que esperar.

Las fechas:

  • El 13 de agosto se procedió a la apertura de la desembocadura.
  • El 29 de agosto se inician las tareas de cierre (no se pudo)
  • El 05 de septiembre se procede a cerrar la barra con maquinaria pesada.
  • El 10 de septiembre las marejadas rompen la barra y se abre dejando expuesta la desembocadura a las altas y bajas mareas hasta hoy.
  • El 19 de septiembre la desembocadura se mantiene abierta sin posibilidad de cerrar.

Hoy el escenario es muy incierto para los cuerpos de agua del lago Vichuquén y laguna Llico, peor aún para la Laguna Torca, ultimo vaso comunicante de la cadena del lago que es la primera en sufrir los efectos de la sequía.

Resultados de la intervención

  • Ahora nos encontramos con un lago Vichuquén con cota de agua por debajo de lo recomendado y señalado el protocolo de apertura (1.20 mts)
  • Se invirtieron más de 12 millones de pesos para abrir y cerrar, dinero que ya se perdió.
  • La desembocadura sigue abierta sin posibilidad cercana de cierre.
  • Estamos entrando a la temporada de mayores temperaturas donde la evaporación natural, riego de jardines y aumento de la población flotante aumentan la velocidad de bajada de la cota del lago.

Si hubo tantos estudios y cálculos, ¿Porqué se intervino la desembocadura en tiempos de marejadas? ¿Quién se hace responsable de una posible emergencia o catástrofe medioambiental en el complejo Vichuquén, Torca, Llico?

Lamentablemente, hoy se pasó de tener un lago prácticamente lleno de agua fresca a un triste escenario de incertidumbre medioambiental donde todos parecen retroceder y apuntar solamente a “causas naturales”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:Destacado