Politica

Marcel no renuncia a crear un voucher para alimentos: “De todas maneras lo vamos a trabajar tecnológicamente”

Esta era una de las alternativas que Hacienda barajó para ir en ayuda de las familias más afectadas por las alzas de precios y que puso en momento sobre la mesa de negociación con la CUT. Sin embargo, la complejidad operativa los hizo desestimar este mecanismo por ahora.

Dos opciones tenía el Gobierno para ir en ayuda de las hogares de menores recursos y compensar las alzas en los precios de los alimentos: La creación de un voucher o tarjeta que sirviera solo para comprar este tipo de productos, o una transferencia directa que aumentara los beneficios para quienes hoy reciben una Asignación Familiar o Subsidio Único Familiar (SUF).

Esta última fue la opción que finalmente prosperó y fue parte de la acuerdo con la CUT, en el marco de la negociación por reajuste del salario mínimo.

Sin embargo, el ministro de Hacienda, Mario Marcel, aseguró a Ex-Ante que de todos modos avanzarán en el desarrollo de un sistema de voucher o tarjeta de aquí a fin de año, mientras se entregue el beneficio que se anunció.

“El voucher o la tarjeta habría sido una tarjeta cargada con una cantidad de dinero equivalente a esta (transferencia), pero la implementación tecnológica tomaría tiempo, por lo que se demoraría la entrada en vigencia del beneficio. Por lo tanto, dado que esto va a estar funcionado de aquí hasta fin de año, preferimos desarrollar tecnológicamente ese producto, en caso de que se quisiera utilizar en el futuro. De todas maneras lo vamos a trabajar tecnológicamente”, afirmó.

En el Gobierno esperan preparar el producto por si los precios de los alimentos no cedieran y se requiriera una medida de apoyo más específica hacia adelante.

¿Cuál es la ventaja? La principal ventaja de un sistema de tarjeta es que este permitiría que las personas solo lo ocupen para pagar los productos cuyo impacto se quiere moderar, en este caso, los alimentos. Esto, a diferencia del beneficio por transferencia directa como el que se entregará, que las personas podrían usar en cualquier tipo de consumo.

Entre las complejidades del voucher, además de su implementación, se encuentra que las personas solo lo podrían usar en determinados comercios que el Ejecutivo debiera determinar, lo que implicaría dar ventaja a algunos actores respecto de otros.

 

Por: David Lefin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:Politica